LukasjenkoTodo comenzó con las elecciones de diciembre de 2010 a la presidencia de Bielorrusia. En las mismas, Alexander Lukashenko -que lleva en el poder desde 1994 y se autodefine como el último dictador de Europa- se proclamó presidente por cuarta vez consecutiva y con manifiestas pruebas de graves irregularidades en el proceso electoral. Parte de la población, cansada de procesos amañados y la oposición salieron a la calle y muchos de los líderes políticos opositores terminaron detenidos y recibiendo condenas de varios años de prisión.

Sin embargo, en los últimos meses hemos podido comprobar como al menos una parte de ellos no están teniendo que cumplir las condedas impuestas. Como nos contaba hace tan solo unas semanas la agencia de noticias Europa Press, haciéndose al mismo tiempo eco de una información facilitada por la agencia rusa RIA Novosti,  un tribunal bielorruso ha revocado la condena a dos años de cárcel suspendida contra el ex candidato a la Presidencia.

También fue puesto en libertad en abril del año pasado, Andréi Sánnikov, también ex-candidato a la presidencia.  Y recientemente  Irina Khalip, periodista y mujer de Sánnikov, cuya condena estaba aplazada y también ha sido anulada.

Los motivos para estas liberaciones y anulaciones como siemrpe parecen tener que ver con las negociaciones que mantiene el presidente bielorruso con la Unión Europea para obtener ayudas financieras y levantamiento de sanciones. Él, por supuesto, lo niega.

Información complementaria

Recursos utilizados

 

Andréi Sánnikov

Autor —  El equipo del EMG