Dos casos publicados con tan solo unos días de margen. Una niña yemení de 8 años muere en su noche de bodas por lesiones sexuales provocadas por su marido -éste le quintuplicaba la edad-. Tan solo unos días después un yemení quema a su hija de 15 años por hablar por teléfono con su novio.

Yemen

El primer caso se produjo en septiembre. Según podemos leer en el artículo que publicó el diario elpais.com, la pequeña, identificada como Rawan, sufrió un desgarro en sus genitales y una ruptura uterina, causado por el hombre de 40 años con el que había contraido matrimonio. También nos explican que el país aprobó en febrero de 2009 una ley que establecía la edad mínima para el matrimonio en 17 años, pero fue revocada porque los legisladores conservadores la consideraron «anti-islámica».

Días después llegaba información de Reuters, de la que se hacían ecos medios como elperiodico.com, sobre un segundo caso en Yemen. En este y según la policía, el padre, de 35 años de edad, había sido detenido por la muerte de su hija adolescente en una remota aldea de la provincia de Taiz, en el centro de Yemen. Las costumbres tradicionales tribales de algunas regiones de Yemen prohíben cualquier contacto entre hombres y mujeres antes del matrimonio.

Artículos originales

Recursos utilizados

 

 

Autor —  El equipo del EMG