Ayer se celebraba el Día de Internet y no pude más que acordarme de este pasado sábado, fecha en la que tuve el placer de participar en las III Jornadas de Periodismo Local organizadas por la Asociación de Prensa de Aragón en el Palacio de Congresos de Barbastro. Además de asistir y escuchar las diferentes y muy interesantes mesas redondas que hubo a lo largo de la jornada del sábado, participé en una de ellas, concretamente la que llevaba como tema principal “Las nuevas tecnologías, otro enfoque y una alternativa” junto con Ana Gracia, redactora de elconfidencial.com.

El cotenido de esa mesa fue mucho más allá que los propios argumentos que expusimos los ponentes y se trasladó a todos los asistentes y originó un enriqucedor debate. Algunas de las cuestiones tratadas en ese debate terminaron siendo conclusiones de las Jornadas:

1 – Internet ha supuesto un cambio en los hábitos de los lectores. En un mundo donde el acceso es global, la elección es concreta, hay que saber dónde y qué elegir en el caso de la audiencia y los medios también deben saber a qué audiencia se dirigen.

2 – Como siempre, hay un cambio generacional en los usos periodísticos. La red es una gran biblioteca donde cada uno debe encontrar su brújula para no perderse. Para combatir que un exceso de información se convierta en desinformación la formación en lo digital es la mejor herramienta.

3 – Hay que desmitificar el periodismo digital y además abandonar este calificativo. La red es otro soporte para seguir haciendo periodismo y con herramientas que no son tan complejas. Es necesario el reciclaje y la formación de los periodistas tradicionales.

4 – Hay que diferenciar entre la cantidad de visitas a los medios digitales y la calidad de las mismas. Medir audiencias siempre es complejo y cada medio tiene sus parámetros, si bien es cierto que la red ofrece muchos más datos sobre el usuario y su forma de llegar a la información.

5 – Los medios tradicionales han visto la red no cómo otro soporte informativo sino como un complemento que ha sido tanto en los contenidos como en la publicidad, sin tener entidad propia. No se le ha dado a Internet su valor real al ofrecerse gratuitamente a lectores y anunciantes, lo que ha supuesto una crisis en el modelo de negocio.

No puedo cerrar estas líneas sin mencionar la perfecta organización de las Jornadas (perfecta es perfecta) y la maravillosa acogida que nos brindó Barbastro.

Más info: todas las conclusiones de las Jornadas.